Advanced Health Conditions

Presion arterial y el colesterol.

En este punto se encuentra la presión sistólica, también conocida como la Máxima. 

A partir de ese momento, y haciendo descender la presión del manguito, seguimos oyendo las pulsaciones hasta llegar a un punto en el que dejamos de oirlas o al menos hay un cambio evidente de tono.

En ese momento hemos llegado a la presión diastólica,conocida como la Mínima.

La presión o tensión arterial se mide en milímetros de mercurio. 


Ahora vamos a explicar el por qué de la elevación de la "mínima" o presión diastólica, por efecto del acúmulo de sustancias en las paredes arteriales.

Hemos dicho que dejamos de oir el sonido de las pulsaciones cuando la sangre pasa por la arteria sin ser comprimida por el manguito, y por tanto sin que se produzca ningún remolino, ya que han desaparecido las diferencias de velocidad.

Podemos ver en el último gráfico (máxima=120 y mínima=80), cómo empieza el tono pulsátil, cómo va aumentando y posteriormente disminuyendo hasta desaparecer

Al deshinchar el manguito, el momento en que la sangre circula libremente sin compresiones externas, llega antes cuando las paredes arteriales son más gruesas. 

Hay diversas causas por las cuales las paredes arteriales pueden ser más gruesas. Dejando a un lado el factor constitucional hereditario, una de las causas es la adherencia en las paredes arteriales, de ciertas sustancias como pueden ser las placas de ateroma constituidas en gran parte por colesterol residual (L.D.L.), a las que se les añaden otras sustancias, como alquitranes (del tabaco), fibrina, plaquetas, calcio, etc...

Tenemos pues, como resultado, un grosor excesivo de las paredes arteriales, en detrimento de su luz o diámetro interno.